Los masajes manuales de lipoescultura

Los masajes de lipoescultura se componen de un conjunto de maniobras mecánicas más o menos intensas, rítmicas y profundas aplicadas con las manos con el objeto de influir sobre el organismo en combinación con nuestros equipos de lipoescultura.


Estos masajes se basan en unos protocolos muy cuidados en los que intervienen maniobras (reductoras, drenantes, remodelantes, activadoras, reairmantes...) de distintos tipos: masaje clásico sueco,  quiromasaje,  drenaje linfático y Shiatsu.


Masaje clásico o sueco:

Se trata de un masaje vigoroso, intuitivo y muy técnico que abarca grandes zonas, actuando preferentemente a nivel muscular y, de forma indirecta, actúa en otras estructuras:


­­Vacía los conductos secretores de la piel dejándolos libres de cualquier obstrucción, provocando una anestesia de las fibras sensitivas y la excitación de las fibras motoras, aumentando la temperatura local de uno a tres grados, provocando y mejorando la absorción de productos.


Acción sobre el tejido adiposo gracias a la mecánica de las maniobras del masaje destruyendo células adiposas y ayudando a disolver los cúmulos grasos, bombeando la circulación y redensificando los tejidos blandos.


­­Aumento de la actividad circulatoria y metabólica favoreciendo los procesos de reabsorción del tejido graso intensificando la propulsión de sangre venosa y linfa a la circulación de retorno, así como de los capilares, estimulando la circulación periférica y produciendo hiperemia (vasodilatación y vasoconstricción), facilitando la reabsorción de los edemas si los hubiera y la inhibición de la formación de pequeñas adherencias y eliminación de catabolitos y de cuerpos tóxicos del sistema linfático.


Quiromasaje:

Quiro proviene del vocablo “Kheiros”, que quiere decir manos. Masaje con manos, cuyo objetivo es llegar mediante unas maniobras específicas, a las estructuras más profundas para estimular los receptores cutáneos neuromusculares por medio de presión, pero sin producir dolor.


Masaje de drenaje Linfático:

Es un método de masaje destinado a mejorar las funciones esenciales del sistema circulatorio linfático por medio de maniobras precisas, proporcionadas y rítmicas.


Tiene como objeto descongestionar los ganglios linfáticos, estimular el flujo de la linfa y drenar los tejidos de los líquidos excedentes y desechos celulares.


Entre sus efectos se destacan: antiedematizante, sedante sobre el sistema nervioso, relajante de las fibras musculares y, el mejor de todos, su gran poder de estimulación del drenaje de líquidos y toxinas del organismo.

 

Masaje Shiatsu:

El significado de su nombre SHI (dedos) ATSU (presión), nos ayuda a definir este tipo de masaje, tratándose de una terapia de origen Japonés que comparte la filosofía de la  medicina tradicional China mediante presiones con las manos y dedos sobre determinados puntos del cuerpo (terminaciones nerviosas), corrigiendo irregularidades, equilibrando la energía vital haciéndola fluir libremente por todo el organismo, manteniendo y mejorando la salud y contribuyendo a  aliviar diversas enfermedades y a activar la capacidad de auto curación del organismo.