Fototerapia avanzada de Luz Pulsada Intensa (IPL) para el tratamiento de la cuperosis 

Precio del programa de 5 sesiones sin descuento 325 €

Promoción válida sólo hasta el 31 de diciembre de 2017

Ahora, precio del programa con descuento incluido por sólo 199 €

Gracias a la tecnología avanzada de Luz Pulsda Intensa (IPL), podemos tratar de forma eficaz la cuperosis, la vasodilatación capilar, la rosácea y otras rojeces.

 

La tecnología IPL permite eliminar de forma eficaz los vasos más gruesos y superficiales de la piel llamados telangiectasias superficiales. La persona percibe estos vasos como dilataciones lineales que pueden llegar a hacer relieve sobre la piel. Estos vasos suelen acompañarse de otros mucho más pequeños llamados capilares, que dan un aspecto de rojez difusa.

 

La cuperosis es una alteración estética de la piel del rostro que se manifiesta sobre todo en la nariz y las mejillas (a veces también en cuello y el escote) y afecta casi por igual a los dos sexos, aunque algo más a las mujeres de tez clara. Consiste en la dilatación permanente de los vasos sanguíneos de la dermis, que se hacen visibles a través de la piel (telangectasias o arañas vasculares).

 

En su formación influyen muchos factores (consumo de alcohol, tabaco, comidas picantes, cambios bruscos de temperatura, exposición solar, trastornos hormonales, hipertensión, enfermedades hepáticas), se trata de una alteración de origen genético, por lo que aunque controlemos esos factores desencadenantes de forma eficaz con un buen tratamiento, sin un control de mantenimiento, no podremos mantener a raya el problema.

 

Para eliminar la cuperosis, el tratamiento estético más eficaz y más seguro es la Luz Pulsada Intensa (IPL), ya que se adapta al grosor de los distintos micro vasos sanguíneos afectados sin dañar los tejidos adyacentes. El procedimiento, que no requiere de anestesia, es también altamente eficaz en cualquier lesión vascular facial, como arañas vasculares aisladas o rosácea. A pesar de que por si solo el tratamiento de Luz Pulsada Intensa (IPL) es muy eficaz, a veces se recomienda que vaya acompañado de otros tratamientos.

Aunque con la Luz Pulsada Intensa (IPL) la mejora casi siempre es apreciable desde la primera sesión, habitualmente son necesarias de tres a cinco sesiones, espaciadas cada dos o tres semanas. La duración de los resultados varía de unas personas a otras, pero se recomienda una sesión semestral o anual de mantenimiento, ya que, dado el origen genético de esta alteración, aunque el tratamiento sea eficaz y duradero, si no se establece un refuerzo de mantenimiento se seguirían produciendo dilataciones vasculares en el tiempo.