Uñas de Gel

Precio del servicio sin descuento 40 €

Promoción válida hasta el 31 de diciembre de 2017

Precio del servicio con descuento incluido por sólo 39 €

Las uñas de gel son la solución perfecta para lucir una manicura impecable y brillante durante mucho tiempo; aunque te las hayas  mordido, las tengas frágiles o incluso se te haya caído alguna por algún motivo, las uñas de gel son la solución estética perfecta ya que su técnica ofrece resultados muy naturales que se pueden adaptar a los deseos de cada cliente.


Las uñas de gel no están hechas de gel exactamente. Son un material acrílico que se adhiere a la uña original con una gotita de cianacrilato. Su aplicación ha de ser bastante precisa y minuciosa ya que debe quedar perfectamente natural y adaptarse como un guante a la forma natural de cada uña, para que una vez colocada, se pueda limar y cortar a la medida deseada. Terminado esto, puede ser esmaltada y decorada a placer. La uña de gel es poco molesta dado que no desprende ningún olor, algo que sí sucede con otras técnicas.

 

¿Cuánto duran las uñas de gel?

 

Si no crecieran, estas podrían durar para siempre. Es decir, que permanecerán intactas hasta que tú decidas que tu uña ya ha crecido lo suficiente y que se nota mucho la diferencia entre la uña de gel y la natural.

Para que tus uñas de gel estén siempre perfectas se recomienda acudir a una revisión más o menos cada tres semanas. Así, la manicurista evaluará y decidirá si debes rellenar con más gel la parte que ha crecido, o simplemente pulir para igualar con la uña natural. En algunos casos muy extraños se puede producir alergia al gel, por lo que la uña artificial debería ser retirada inmediatamente. 

 

¿Cuánto se tarda en poner unas uñas de gel?

 

Se tarda alrededor de una hora en colocar las uñas de gel, y las revisiones no son más que unos minutos. En ellas se reemplaza la capa superior de gel por una nueva, o se pulirá según lo que necesites.

 

¿Qué ventajas ofrecen?

 

Son ideales para cubrir uñas frágiles, estriadas y quebradizas que no crecen con facilidad. Además, si has perdido una uña, también son ideales para sustituirla hasta que crezca aunque, eso sí, para hacerlo tiene que haberte nacido ya al menos un trocito para poder pegarla encima. También te ayudarán si te muerdes las uñas: no sólo se verán perfectas, sino que no te las comerás. Si ese es tu caso, el servicio de uñas de gel perfecto es el de “Uñas mordidas”.