Reconstrucción de uñas mordidas

Precio del servicio sin descuento 55 €

Promoción válida hasta el 31 de mayo de diciembre de 2017

Precio del servicio con descuento incluido por sólo 45 €

¿Te imaginas tener unas manos bonitas? Di adiós al hábito de morderte las uñas y aumenta tu autoestima con el servicio de “Reconstrucción de uñas mordidas”.

 

Los nervios, la ansiedad o simplemente la mala costumbre, hacen que muchos adultos se lleven los dedos a la boca y se muerdan las uñas de manera compulsiva casi sin darse cuenta, afeando sobremanera las manos y afectando directamente a nuestra salud. Se trata de la onicofagia, comúnmente conocida como el hábito de morderse las uñas, y es uno de los trastornos nerviosos más frecuentes tanto en niños como en adultos, cuyos perjuicios no son únicamente estéticos, sino que también pueden generar infecciones y afectar a dientes y encías.

 

Sí, en el caso de los dientes, el hábito de morderse las uñas hace que estos se desgastan de manera visible, e incluso puede provocar que se deformen y se salgan de su posición natural. En cuanto a las encías, se pueden producir infecciones mientras que las uñas no pueden crecer por el constante mordisqueo. Existen otras infecciones que también pueden padecer aquellos que se muerden las uñas, como la paroniquia (una infección alrededor de las uñas que causa pus, hinchazón y enrojecimiento) o incluso las verrugas en los dedos causadas por el virus del Papiloma Humano. Estas infecciones, en muchos casos, se trasladan a la mucosa oral dañando boca y encías.

 

El hábito de morderse las uñas, a pesar de ser una ‘manía’ difícil de erradicar, requiere de una gran fuerza de voluntad y control sobre uno mismo. Los profesionales de la belleza trabajamos en idear soluciones para ocultar los daños visibles y ayudar a acabar con este hábito tan negativo, sobre todo para aquellos que lo han intentado todo sin obtener resultados.

 

Nuestro tratamiento ayuda a corregir el hábito de morderse las uñas mientras se disfruta de unas uñas cuidadas y elegantes. La técnica consisten en la reconstrucción de las uñas hasta conseguir un acabado natural. Las nuevas uñas, esculpidas en gel, son lo suficientemente fuertes para contrarrestar y corregir el crecimiento irregular de una uña mordida y son más difíciles de morder. La uña natural crece debajo de la esculpida, consiguiendo de esta manera unas uñas perfectas de manera inmediata, y a la larga la reconstrucción completa de las uñas naturales. El tratamiento no sólo sube la autoestima de la persona si no que educa durante el proceso a acostumbrarte a llevar las uñas perfectamente formadas y a no morderlas.


El tratamiento está igualmente indicado tanto para mujeres como para hombres.
Como suplemento al tratamiento se recomienda masajear la cutícula como mínimo una vez al día con aceite vitaminado rico en minerales específico para ellas. Y su mantenimiento se realiza antes que en el resto de casos ya que en las uñas mordidas el crecimiento es más rápido que en las normales.