Esmaltado permanente

Precio del servicio sin descuento 20 €

Promoción válida hasta el 16 de diciembre de 2017

Precio del servicio con descuento incluido por sólo 14 €

Esta técnica, también conocida como manicura permanente, color en gel o esmaltado de larga duración, también se puede hacer sobre uñas acrílicas o con extensión de gel.

 

La gran ventaja de este tipo de esmaltado es que el secado es completo y no hay riesgos de que se estropee nada más dejar el salón. Su brillo es impecable y su duración es de 2 a 3 semanas en función del crecimiento natural de cada uña.

 

 

La principal diferencia entre el esmalte de uñas permanente y uno convencional es que el esmaltado permanente forma una especie de gel que se adapta al crecimiento de la uña y la sigue cubriendo, sin que se note que hay una parte sin pintar. Que duren más o menos depende de la calidad de los productos empleados, del método de aplicación y del ritmo de crecimiento de nuestras uñas. La característica más notable y lo que hace especial a este servicio, es que para secarlo se necesita una lámpara UV o LED. Y otra de las características esenciales es que se quita fácilmente, en cuestión de minutos, dejando la uña sana. El sistema consiste en la aplicación de un gel con alto brillo (color UV) sobre la uña natural (también se puede realizar sobre una uña postiza. Después se realiza el secado mediante lámpara UV o LED, que fija una delgada capa de esmalte sobre nuestra uña con el color elegido.

Esmaltado permanente "acabado francesa"

Precio del servicio sin descuento 22 €

Promoción válida hasta el 31 de mayo de 2017

Precio del servicio con descuento incluido por sólo 14 €

La manicura francesa podría haberse originado en el siglo XVII y era popular en la década de 1920.

 

El estilo es escogido por su simplicidad, dando a las uñas un aspecto natural y de aspecto pulcro. La Manicura Francesa, cuya idea originaria proviene de París, se caracteriza por el natural rosa de base de la uña con las puntas blancas. Pareciéndose a una uña natural. Las puntas de la uñas se pintan de blanco mientras el resto de la uña se pinta con esmalte en un tono rosado o con una capa incolora, aunque la evolución de las tendencias ha permitido que en la actualidad, la manicura francesa se combine con casi cualquier color.